Reagan

Los historiadores del siglo XXI, lejos del recuerdo vivo de los setenta y los ochenta, se devanarán los sesos ante la aparente insentatez de este brote de fiebre militar, la retórica apocalíptica y la conducta internacional a menudo extravagante de los gobiernos estadounidenses, sobre todo en los primeros años del presidente Reagan (1980-1988). Tendrán que valorar la hondura de los traumas subjetivos de derrota (en Vietnam), impotencia y pública ignominia que afligieron a la clase política de los Estados Unidos en los años setenta.

La política de Ronald Reagan, elegido presidente en 1980, sólo puede entenderse como el afán de lavar la afrenta de lo que se vivía como una humillación, demostrando la supremacía y la invulnerabilidad incontestables de los Estados Unidos con gestos de fuerza militar contra blancos fáciles, como la invasión de la islita caribeña de Granada (1983), el contundente ataque naval y aéreo contra Libia (1986) y la todavía más contundente y absurda invasión de Panamá (1989).

Eric Hobsbawm

Díalogo laboral

Puerto Madero, Miércoles 17/12 9:05 AM
Jefe -¡Estoy esperando que me pases el estado del CRM37!
Yo -Ya te lo pasé el Viernes.

Veinte minutos después…
Jefe -¿Seguro? No lo encuentro…
Yo -Fijate, Viernes a las 16:47


Problemas de comunicación, que le dicen...

Dialogando con un cliente

(Explicación sobre un módulo del sistema que estoy implementando)
 
-Y así, le asignás una tarea a la empleada, con una fecha de cumplimiento. Cuando ella completa la tarea, la marca como «Realizada».
-¿Y yo como sé que realmente la hizo?
-¿Pero vos trabajás con adultos o con chicos de la primaria?


Si, cada vez tengo menos pulgas...

2014 será un año inolvidable

  1. Arrancamos en Nochebuena con el anuncio del embarazo de hija mayor.
  2. Enero: Vacaciones de TODA la familia junta. Hijas embarazadas, hijo, nieta, yernos, nuera. Las mejores.
  3. Marzo: Escapada a Entre Ríos a cargar pilas con la patrona.
  4. Abril: Nacimiento de nieto, por parte de hija menor. Manuel, un pibe hermoso, un sol.
  5. Mayo: Casamiento de hija mayor. Porque nosotros somos así, no acostumbramos a hacer las cosas en el supuesto orden establecido.
  6. Mayo: Muerte de mi viejo. Concluyó una etapa dura.
  7. Julio: Mudanza de hija mayor en el medio del Mundial. Se volverá a mudar en algunos meses.
  8. Julio: Hijo que nos visita.
  9. Julio: Hijo que avisa que se separa.
  10. Laborales varios, para todos los gustos.
Y esto todavía no concluye...

Festi-Chola

Ayer se cumplió un nuevo aniversario del nacimiento de la popular tía Chola y en conmemoración de dicho evento, se celebró un ágape, conocido como 
Festi-Chola.

Rubias

Las rubias según Philip Marlowe (Raymond Chandler): 
“Hay rubias y rubias, y hoy es casi una palabra que se toma en broma. Todas las rubias tienen su no sé qué, excepto, tal vez, las metálicas, que son tan rubias como un zulú por debajo del color claro, y en cuanto al carácter. Tan suave y blanco como el empedrado de la acera. Existe la rubia pequeña y agradable, que gorjea como los pájaros, y la rubia alta y estatuaria, que lo envuelve a uno en una mirada azul de hielo. Existe la rubia que lo mira a uno de arriba abajo y tiene un perfume encantador y resplandece tenuemente y se cuelga del brazo y está siempre muy, muy cansada cuando usted la acompaña a su casa. Ella hace ese gesto de impotencia y tiene ese maldito dolor de cabeza y a usted le gustaría aporrearla, aunque esté contento de haber descubierto lo del dolor de cabeza antes de haber invertido en ella demasiado tiempo, dinero y esperanzas. Porque el dolor de cabeza siempre estará así, es un arma que nunca deja de usarse, y tan mortífera como la espada del asesino o el frasco de veneno de Lucrecia.
Existe la rubia dulce, dispuesta y aficionada a la bebida, y que no le importa lo que lleva puesto — siempre que sea visón —o adónde va— siempre que sea el “Starlight Roof” y haya mucho champaña seco—. Existe la rubia pequeña y altiva que es una verdadera compañera y quiere pagar ella su cuenta y está llena de luz de sol y de sentido común que sabe judo y puede lanzar al aire, por arriba del hombro, al conductor de un camión, sin perderse más de una frase del editorial del Saturday Review. Existe la rubia pálida, pálida, con anemia de tipo incurable, pero no fatal. Es muy lánguida y muy sombría y habla suavemente como salida de no sé dónde, y usted no le puede poner un dedo encima, en primer lugar porque no tiene ganas, y en segundo lugar porque ella está leyendo La tierra perdida o Dante en el original o Kafka o Kierkegaard, o porque estudia dialecto provenzal. Adora la música, y cuando la Filarmónica de Nueva York está tocando Hindemith, ella puede decirle a usted cuál de los seis contrabajos entró un cuarto de tiempo más tarde. He oído decir que Toscanini también es capaz de ello. Eso quiere decir que son dos.
Y, por último, existe la muñeca maravillosa y encantadora que sobrevive a tres reyes del hampa y después se casa con un par de millonarios a un millón por cabeza y termina con una villa de color de rosa pálido en Cap d’Antibes, un coche Alfa Romeo completo, con chófer y acompañante, y una caballeriza de aristócratas enmohecidos a los que tratará con la atención distraída y afectuosa conque un anciano duque dice buenas noches a su criado.
Aquel sueño atravesado en mi camino no pertenecía a ninguna de esas categorías; ni siquiera era de este mundo. Era inclasificable: tan remota y clara como el agua de la montaña, tan evasiva como su color…”
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares